La espera / intersección 3

Siempre que voy a visitar a Fede a su casa lo encuentro pegado a la misma ventana. Se pasa las horas de pie, mirando fijamente a la calle. A veces encendiendo un cigarrillo tras otro, otras comiendo nerviosamente pipas. Es como si esperara la llegada de un cartero que le fuera a entregar los papeles del divorcio, o la esperada noticia de la muerte del jefe que tanto le putea o, al menos, un curso a distancia titulado cómo tener agallas para cambiar tu vida. Ahí, pegado a la ventana, lleva desde que lo conocí. De eso hace ya treinta años. 

(Cuadro perteneciente a la exposición INTERSECCIONES)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s