Piscina / intersección 7

Entra en su casa Norman. Llega antes del trabajo y quiere darle una sorpresa a Crisbell, su mujer. El salón, la cocina y las habitaciones están dormidas. Nadie. Cuando Norman está dejando las llaves del coche sobre la mesa del comedor, el silencio de la casa se rompe por culpa de unos gemidos cavernícolas y sobrehumanos que llegan desde afuera en el jardín. Norman, alarmado, corre a socorrer a Crisbell que, a esas horas, debería estar en la piscina haciendo sus ejercicios de aquagym. Cuando sale al jardín, Norman no da crédito a lo que ve: sobre el sofá de la pérgola está ella, en cueros, revolcándose con dos extraterrestres azules.  

(Cuadro perteneciente a la exposición INTERSECCIONES)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s