Socios / intersección 14

Un amigo les presentó en el entierro de un familiar. Se cruzaron cinco palabras pero fueron suficientes como para que, Jin y Jan, se dieran cuenta de que coincidían con el mismo sueño. Allí mismo, a la salida del cementerio, decidieron asociarse y fabricar pajaritos de humo envasados en tarros de cristal. Al cabo de un año, ya eran capaces de domar el vapor de agua dentro de los envases, de mantenerlo ingrávido en forma de colibríes, mirlos o petirrojos, tintados en una gama de colores jamás vistos. Sabían que sus aves de humo eran inigualables. Hasta incluso añadieron olores a selva o bosque que se respiraban a través de una cañita. Su catálogo de pájaros era cada vez más extenso, más original. 

Jin y Jan siguieron fabricando pajaritos de humo hasta su jubilación. Jamás tuvieron un cliente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s