Unidos para siempre / intersección 8

Chang y Cheng, nacieron en Siam, un once de Mayo de 1811, unidos de pecho y abdomen por un enorme cartílago que los encadenaría de por vida. 

El monstruo de dos cabezas lo descubrió un comerciante británico llamado Jonathan Hunter Jones. El muy pájaro, vendió los hermanos a un circo de Milwaukee que no tardó en hacerse de oro exhibiéndolos durante años por todos los estados.Con el dinero ahorrado de sus actuaciones, Chang y Cheng, se casaron con una gemelas presbiterianas de Kansas City con las que tuvieron, entre los dos, diez hijos hermosos y sanos. Para desgracia de los hermanos, Chang era el que peor llevaba la falta de intimidad y se dio al alcohol para evadirse. Cheng le suplicaba que no lo hiciera —le era imposible esconder sus botellas de ginebra —, que lo que bebía él lo bebían los dos. El diecisiete de enero de 1859, Chang ingresó en el hospital, acompañado por Cheng, con un cuadro agudo de cirrosis y murió a la semana siguiente. Cheng y la familia pensaron que él seguiría a su hermano a la tumba encharcado en ginebra. Pero no fue así. Cheng, vivió felizmente veinte años más unido, eso sí, a su hermano difunto.  

(Cuadro perteneciente a la exposición INTERSECCIONES)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s